BETANIA
domingo 7 marzo 2021

BETANIA

DOS HERMANAS, DOS ACTITUDES

Si bien a nuestro Señor Jesucristo era difícil ubicarlo en un domicilio fijo, Betania fue un lugar al que regresaba recurrentemente. Allí vivían tres hermanos, amigos del Señor, llamados Marta, María y Lázaro. De las escenas cotidianas con ellos, muy probablemente recordamos la relatada en el capítulo 10 del evangelio de Lucas, cuando en medio de una reunión Marta se quejó de su hermana María porque, en vez de ayudarla con la atención de los invitados, ella se quedó sentada a los pies del Maestro, esforzándose por captar cada palabra que salía de Su boca. En esa oportunidad Jesús le explicó a Marta que, a pesar de su enojo, María había elegido lo mejor. Esta es la razón por la que en la mayoría de nosotros se formó la imagen de que María calificaba por encima de Marta.

Un tiempo después Jesús visitó otro pueblo. Allí recibió la información de que Lázaro agonizaba. A pesar de la noticia, Él no salió inmediatamente hacia Betania, sino que retrasó la partida. Recién al enterarse de la muerte de su amigo partió hacia la casa de Marta y María – así, en ese orden, las menciona la Biblia en Lucas 10.

Al llegar al lugar, es Marta quien salió al encuentro del Señor y le expresó su fe: “Si hubieras estado aquí, mi hermano viviría”. Frente a la pregunta de Jesús sobre si creía que “Él era la resurrección, y aunque Marta no entendía bien de qué estaba hablando, su fe surgió nuevamente y declaró “Yo sé que mi hermano resucitará en el día postrero. Jesús hizo silencio y caminó hacia la tumba.

Ahí estaba el Maestro, en medio del dolor de algunos, las preguntas de otros y alguna burla. Caminó hacia la tumba del milagro. Mientras María lloraba dentro de la casa. Marta fue con ÉL. La que un tiempo atrás había elegido bien ahora estaba por perderse lo mejor del día. El texto de Juan 11.28 narra que tuvieron que llamar a María para que saliera de la casa y caminara al encuentro de Jesús, Marta ya estaba allí. Aquella jornada terminó con todos los amigos cenando juntos: Jesús, Marta, María y ¡Lázaro!

TODO ES CUESTIÓN DE MOMENTOS

Mirar a María y a Marta solo desde Lucas 10 nos brinda una perspectiva un poco incompleta. La historia de estas hermanas quizás no sea sobre cualidades o niveles de calificación, sino sobre momentos.

Marta y María representan dos tipos de creyentes que tienen enfoques y tendencias algo diferentes, aunque forman parte de la misma familia. Las Martas del servicio y las María del altar. Ahora bien ¿cuál es la actitud correcta?

En Betania se reúnen y conviven ambas “iglesias”, la del servicio y la del altar. Cada tanto discuten, pero viven juntas. A veces Jesús corrige a una, y otras veces debe llamar a la otra. De todos modos siguen viviendo juntas. La historia es sobre momentos. Hay momentos para estar en el altar y momentos para estar en el camino. Hay momentos para estar en el monte con Jesús y momentos para caminar hasta la cruz con Él. Momentos.

A veces estas iglesias discuten y una de ellas afirma que todo el asunto es pasar la vida a los pies del altar. Del otro lado de la casa, le gritan a los del altar que se muevan un poco hacia el prójimo y activen el servicio. Y todo es verdad. Jesús, por su parte, levantó un altar a los pies de una tumba. Luego de servir a Lázaro, en medio de la calle, hizo que la gente que lo rodeaba alabara a Dios.

Hay momentos diferentes por lo que debemos estar atentos, pues nuestras tendencias personales pueden jugarnos una mala pasada y corrernos de la única respuesta correcta.

Presta atención a aquello que está haciendo Jesús y síguelo. Te va a ir bien. No dejes el altar y dale toda tu atención. Cuando se pone de pie y camina hacia la gente, ve con Él.  En ambos sitios algo extraordinario ocurrirá. Y para terminar, por favor, que alguien les pida a Marta y a María que no discutan más.

Compartir

Noticias relacionadas

Argentina Oranos por Vos